La negligencia es la falta de actuar con el nivel de cuidado que una persona razonable demostraría en circunstancias similares. Las partes deben tomar medidas razonables para garantizar su seguridad y la de los demás.

Si una persona o empresa es demandada por negligencia, puede usar varias defensas para mitigar o evitar la responsabilidad. Las defensas de negligencia más comúnmente utilizadas son negligencia contributiva, negligencia comparativa y asunción de riesgo. La mayoría de las aseguradoras quieren pagar las reclamaciones mínimas en las reclamaciones de seguros y, por lo tanto, utilizan la negligencia contributiva como defensa.

 

EL PRINCIPIO DE LA NEGLIGENCIA CONTRIBUTIVA

Esta es la defensa más comúnmente utilizada para reclamos de negligencia. Esta defensa permite a los demandados evitar la responsabilidad por su conducta al demostrar que el demandante contribuyó parcial o totalmente a sus lesiones. Se dice que tiene responsabilidad contributiva si fue parcialmente culpable de sus lesiones.

La negligencia concurrente es una doctrina legal utilizada para reducir los daños otorgados a los demandantes en casos civiles. Por lo general, se invoca cuando ambas partes tienen la culpa del mismo accidente, pero el grado relativo de culpabilidad de una de las partes supera al de la otra parte. La negligencia contributiva puede cortar los reclamos legales de un demandante o reducir la cantidad de compensación que recibirá si sus acciones contribuyeron al incidente.

 

NEGLIGENCIA COMPARATIVA

Con el tiempo, la negligencia concurrente se consideró un sistema demasiado duro para determinar los daños y asignar las reclamaciones. La mayoría de los estados han reemplazado esta doctrina con una doctrina más justa llamada negligencia comparativa.
 

DEFINICIÓN DE NEGLIGENCIA COMPARATIVA

La negligencia comparativa no es absoluta. Esta doctrina reduce los daños de forma proporcional considerando la culpa tanto del demandante como del demandado. Le permite al demandante recuperar algunos daños por sus lesiones y evita que el demandado se libere de la situación completamente.

Hay tres formas de negligencia comparativa, que incluyen negligencia comparativa pura, levemente cruzada y modificada. En caso de negligencia comparativa pura, al demandante se le otorgan daños y perjuicios según el porcentaje por el cual fue responsable de su lesión. Por el contrario, en la negligencia contributiva leve-grave, los daños se otorgan cuando la negligencia del demandante se considera leve, mientras que la de los demandados se considera grave. En la negligencia comparativa parcial o modificada, los daños se otorgan cuando se prueba que la negligencia del demandante es superior al cincuenta por ciento.

 

ASUNCIÓN DE RIESGO

Un demandante asume el riesgo de lesión si se metió voluntariamente en una situación que sabía que tenía un elemento de riesgo. La asunción voluntaria del riesgo puede ser expresa o implícita. La doctrina establece que un demandante que voluntariamente consintió en la actividad no puede demandar por daños y perjuicios. Sin embargo, si no tenían otra opción, no se puede decir que asumieron el riesgo. Por ejemplo, no se puede decir que un trabajador que se ve obligado por la política de empleo a participar en una actividad particular y se lesiona, ha asumido voluntariamente algún riesgo.

 

¿ENFRENTANDO UNA RECLAMACIÓN POR NEGLIGENCIA COMPARATIVA? OBTENGA AYUDA DE UN ABOGADO

Si enfrenta un reclamo por negligencia contributiva, es esencial obtener ayuda de un abogado con experiencia. Ellos pueden ayudarle a entender la ley y sus derechos. Contacte un abogado de lesiones personales hoy para una consulta.

Pin It on Pinterest